sábado, 5 de marzo de 2011

Ma Lisandro Warkax

[Textos e imagen, por Walter Paz y Héctor Aj Xol Ch’ok]


Pasaron varios días en que un grupo de personas creyeron haber callado una vez más la voz del Pueblo Maya, tratando de eliminar a uno de sus grandes nietos, Lisandro Warkax.  Al conocer la noticia de su fallecimiento surgieron en mi ser un conjunto de sentimientos que no pude manifestar de otra manera sino a través del arte.  Lisandro fue inspiración y lucha incesante para alzar la voz y gritar que el Pueblo Maya existe y que desde nuestra cosmovisión hacemos arte, el cual se ha mantenido al pasar del tiempo en silencio para muchos pero a viva voz en nuestras comunidades, gracias a los conocimientos heredados por nuestras Abuelas y Abuelos.

Ya Lisandro trascendió hacia otra dimensión, su legado y trabajo están más vivos que nunca y a través del Sagrado Fuego la llama de su candela y el aroma de su pom estarán siempre a nuestro alrededor, porque físicamente nos dejó, pero su energía nos seguirá inspirando para que a través del arte y de nuevas propuestas podamos seguir reivindicando el nombre de nuestros pueblo, y que gracias a grandes Abuelas y Abuelos como Lisandro que han dado su vida por dicha causa aún estamos y seguiremos estando vivos.

La presente obra elaborada en memoria del Abuelo Lisandro manifiesta esa inspiración que surge por la pasión y el incesante trabajo que el Grupo Sotz’il y Lisandro han realizado para que nosotros, las nuevas generaciones, sigamos el camino de recuperación de nuestra cultura y así no olvidar de dónde venimos para conocer hacia dónde vamos.

El diseño dice en Tz'ib' (Escritura antigua): Ri ak'u'x nikotz'ijan nimaläj sotz' (Tu corazón florece, Gran Murciélago).  Los glifos que están frente a la imagen de Lisandro dicen: Aj B'atz' Aj Chuwen Warkax (Dedicado al Gran Artista Maya Warkax). Un marco de signos del cosmos rodean la imagen, así como glifos que se encuentran en la parte inferior los cuales indican a Xib'alb'a. También incluí una flor en representación de lo que Lisandro representa para muchos de nosotros.  Así también el fondo negro en conjunto con los otros sígnos simbolizan el otro nivel de vida y la otra dimensión en la que se encuentra ahora Lisandro.


Para la revisión del arte final conté con el apoyo del Ajtz’ib’ Q’eqchi’ Héctor Aj Xol Ch’ok, quien comenta acerca de dicho trabajo:


Hace algunos meses, Walter Joj, me invitó para darles un taller de Maya’ Tz’iib’ (o escritura maya jeroglífica, como lo nombran los investigadores), invitación la que acepté con mucho gusto, pues una de nuestras labores como maya’ winaq es el ir compartiendo los conocimientos ancestrales, pues es un camino para llegar a conocer nuestras raíces. Raíces que desconocemos por la imposición de la historia que inventaron los kaxlani’ cuando llegaron a nuestras tierras y territorios sagrados.

Lo que me alegra de Walter, es que no solamente estuvo en el taller, sino, de los que participaron en ese entonces, es el único que ha mantenido comunicación conmigo porque es el que ha mostrado mayor interés, ya que ha seguido practicado la escritura de nuestros ancestros, en el idioma Kaqchikel.

Cuando me comentó que iba a diseñar algo en nombre del finado Lisandro y que pedía mi apoyo, pues con el poco conocimiento que tengo sobre el arte de nuestros ancestros, con gusto acepté la invitación.

Me pareció muy interesante su propuesta, de resaltar a través de representaciones a alguien que abrió un camino en relación al arte maya’. Y sobre todo, porque estaba haciendo uso de la escritura antigua para expresar su sentir. Pienso que es de suma importancia volver a retomar el uso del tz’iib’, como una forma de expresar lo más profundo de nuestro ser, el k’u’xaj ya que nuestros ancestros hicieron uso de este sistema de escritura para plasmar todo lo que vivían en ese entonces, que desafortunadamente los invasores que venían del otro lado del mar, lo quisieron desaparecer.

También considero que el utilizar el sistema de escritura y arte maya para expresar lo que pensamos, sentimos es muy importante, pues lo hacemos “desde nuestro propio lenguaje y desde nuestra propia forma de ver/ser”.

Como dicen las palabras de las abuelas y abuelos que escribieron el Popol Wuj, cuando mencionan la historia de los hermanos Jun B’atz’ y Jun Chowen (grandes artistas):


Xesik’ix k’ut rumal ri ajsu’, aj b’ix, ri ojer winaq.
Are puch chusik’ij ri ajtz’ib’, ajk’ot.

Considero que hacer un reconocimiento como el que hace ma Walter, es retomar esto que practicaron nuestros ancestros los artistas, pues pienso que Lisandro ahora forma parte del grupo de artistas que acompaña a Jun B’atz’ y Jun Chowen, que son las madres y padres del arte maya’.

Por lo tanto, es una forma de invocarlo a través del arte. Y también, es una forma de mostrar a la generación de hoy y la venidera, que invocar y conmemorar a nuestras abuelas y abuelos que se han ido ya, tiene su propia forma. No a través de imponerle un día por decreto, no memorizando poemas, o cantando himnos nacionales, como nos lo ha inculcado la cultura que nos han impuesto, sino CREANDO DESDE NUESTRO K’U’XAJ, que es lo que nos mantiene vivos, lingüística y culturalmente.

El apoyo que aporto a ma Walter, es algo simple, en algunos textos y representaciones que nuestros ancestros dejaron plasmados en papel, en piedra, madera y pinturas murales, nos muestran cómo rememoraban a los que han iniciado su camino, a los que han retornado. En base a esas ideas es que la imagen que crea ma Walter muestra al finado Lisandro de la siguiente manera:
        - Sobre y a los lados de él aparecen signos de los astros celestes: estrellas, luna, sol.
        - Debajo de él: signos del agua, que nos indica que los que se adelantan están en otro nivel, y que han iniciado otro camino.

La imagen conmemorativa que crea ma Walter representa la forma de ver a Lisandro en otro nivel de vida, pues al irse físicamente, comienza otro camino, pero sigue entre el cielo y la tierra, el k’u’x de su arte sigue entre nosotros. Está entre su familia, está en cada danza que representan los danzantes que siguen entre nosotros y entonces, para mí, LA REPRESENTACIÓN QUE MA WALTER CREA es una forma de INVOCAR el espíritu del finado Aj B’atz’, Aj Chowen, ma Lisandro Guarcax.



2 comentarios:

Diego Peñuela dijo...

Un saludo! Solo quería decir que me ha gustado mucho la imagen, y si es posible me gustaría conocer mas sobre el proceso de creación en términos técnicos.

Movimiento Ri Ak'u'x dijo...

Diego Peñuela

saludos, puede comunicarse con Walter Paz para tener ese intercambio necesario sobre el proceso de creación amilkr.paz@gmail.com si no es posible hacerlo con Marcelino Chiyal chiyal.e.maya@hotmail.com

saludos