miércoles, 30 de marzo de 2011

Sotz’il en la Antigua

Por Paulo Alvarado
Revista D (Prensa Libre), 27 de marzo de 2011

Las noches del viernes 11 y del sábado 12 fueron de particular brillo durante el XI Festival de Cultura Paiz. En el espléndido espacio de las ruinas de La Recolección, en Antigua Guatemala, se pudo apreciar la presentación del espectáculo intitulado Oxlajuj B’aqtun, por el grupo Sotz’il.

Prácticamente sin mediar un texto —las recitaciones de la actriz que representaba a Q’uq’umatz eran de efecto ritual—, confiados a la esencia de la acción escénica y con la serenidad que caracteriza a los artistas de mejor oficio, los siete actores-bailarines-músicos supieron hilvanar su propuesta sobre ese tema en boga: el fin del ciclo que para los antiguos mayas se cumpliría, en nuestro calendario actual, durante diciembre de 2012.


Pero, lejos de las modas, lejos de los milenarismos, lejos del ofuscamiento con el que los mercaderes de la palabra emboban a los incautos con sus predicciones sobre el fin del mundo, lo que mostró Sotz’il estaba impregnado de lo que significa un buen espectáculo teatral: aquel que es capaz de mover el ánimo humano y comunicarle toda clase de afectos. Basada fundamentalmente en una danza llena de energía, así como un vestuario y un maquillaje vistosos, aunque con una línea musical austera, la obra estaba mucho más cerca del perenne drama de la existencia humana, que de una profecía sin sentido. Una concisa reflexión sobre el azar de la vida, el transcurso del tiempo, los conflictos, la violencia, e incluso el humor.

Qué tan a propósito, ahora que se cumplen siete meses del estéril homicidio de Lisandro Guarcax, antiguo guía e inspirador del grupo; sus asesinos no lograron nada. Qué tan a propósito, también, cuando hoy se cumplen exactamente 50 años del Día Internacional del Teatro. Qué tan a propósito, al momento en que el Estado guatemalteco pudiera promover a Sotz’il por los cuatro rincones del planeta sin excusarse en que no tiene recursos —para impulsar nuestras mejores manifestaciones culturales, desde luego—… Qué tan a propósito, cuando Guatemala está ungida de un arte tan vivo y de buena calidad, como el de Sotz’il.


Guatemala: impunes, agresiones a defensoras de DH


Lisandro Guarcax y Emilia Quan, son dos de los ocho defensores de Derechos Humanos (DH) asesinados en Guatemala en 2010, informó la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Navy Pillay, quien contabilizó 250 ataques en contra de activistas, a la vez que señaló que el Estado no ha fortalecido las medidas de protección ni prevención de agresiones.

En su informe anual, Pillay apuntó que los grupos defensores de DH, líderes sindicales e indígenas, ambientalistas, periodistas y defensores de los derechos de la juventud, son más vulnerables ante los ataques a su labor.

El asesinato de Leonardo Lisandro Guarcax, indígena promotor de derechos culturales, en el departamento de Sololá, el 26 de agosto de 2010, demuestra cómo aquellos que defienden la tradición y el arte maya son objeto de ataques.

A su vez, el secuestro y asesinato de Emilia Quan, socióloga e investigadora del CEDFOG en el departamento de Huehuetenango, refleja la inseguridad y la violencia sufrida por las y los defensores de DH, recalcó la Alta Comisionada.

Activistas del medio ambiente, entre ellos miembros de la ONG Centro de Acción Legal-Ambiental y Social de Guatemala (CALAS), y la Fundación Pro-Petén, fueron víctimas de amenazas y violaciones de derechos por defender áreas protegidas, exigir gobernabilidad y justicia socioambiental, transparencia y desarrollo sustentable.
Las y los periodistas también fueron blanco de ataques: durante 2010, la Unidad de Derechos Humanos del Ministerio Público (MP) recibió 27 denuncias relacionadas con amenazas, coacción, lesiones y otros ataques en contra de informadores.

En su reporte, Pillay señaló que la violencia en Guatemala tiene un impacto negativo en los defensores y defensoras de DH. Explicó que actores no estatales como grupos de vigilancia, empresas de seguridad privada y el crimen organizado constituyen una amenaza creciente para la seguridad de los defensores, en particular cuando su trabajo amenaza los intereses de estos actores.

La Alta Comisionada manifestó su preocupación por la percepción equivocada que existe de algunos sectores de la sociedad guatemalteca, de que las y los defensores de DH defienden a delincuentes: “Es crucial que el Estado envíe un mensaje claro reconociendo la importancia del trabajo que realizan”.

martes, 29 de marzo de 2011

Exposición Fotográfica del Artísta Lisandro Guarcax





Inaguración de la Sala de Arte
y
Exposición Fotográfica del Artísta Kaqchikel
"Lisandro Guarcax"

Miércoles 30 de Marzo de 2011

10:00 Horas

Museo de Arte Moderno
6a. Calle y 7a. Avenida
Finca la Aurora, Zona 13

jueves, 24 de marzo de 2011

Sotz'il [2008]

Por Lucía Escobar

Algunos kilómetros después del cruce Los Encuentros se encuentra la comunidad de El Tablón, Sololá. Papas, zanahorias y otras hortalizas bañadas con la neblina intensa de las montañas boscosas salen diariamente en camiones hacia los cuatro puntos cardinales.

Esa región kaqchikel parió en el año dos mil un grupo de artistas multidisciplinarios bajo el nombre de Sotz'il (el murciélago). Diez espíritus inquietos dedicados a explorar, en sus raíces mayas, la tradición artística de la danza, el teatro y la música. El movimiento tiene hoy una sede, la Casa del Murciélago, que es un lugar entre maizales, especie de centro de aprendizaje y experimentación artística.


Con una dedicación y profesionalismo excepcionales han logrado crear un argumento artístico basado en el Pop Wuj que se escapa alegremente de los esquemas folklóricos de cualquier compañía de teatro similar. Será, quizá, su constante y rigurosa búsqueda espiritual la que los ha llevado a entrevistar a cientos de ancianos, tatas y nanas para buscar su sabiduría en la exploración y creación de cada montaje que realizan. El fruto de esta búsqueda se ve reflejado con la respuesta asombrada y agradecida del público que ha tenido la oportunidad de ver sus obras.

Los jóvenes, la mayoría graduados de la primera escuela bilingüe de la región, se confiesan portavoces de un legado ancestral digno, que a pesar de explorar con éxito la comicidad, no deja de ser serio y en algunos casos, incluso, intensamente emocional. Ellos son el reflejo más brillante de la cultura maya en constante viaje evolutivo hacia el futuro.

Tuve la oportunidad de presenciar en Panajachel, Ajch'owen (el artista), un montaje que fue validado antes de ser presentado en público por los guías espirituales (ajq'ij) del área quiché, quienes dijeron, esto sí, esto no. Mi reacción, al igual que la del público presente, fue de absoluto asombro y respeto. No podría describirla, pues como dicen ellos, es una experiencia que sólo viviéndola adquiere su significado verdadero. Pero puedo decir que algo adentro de mi alma vibró de una manera especial. Pude sentir una comunión con el trabajo que realizan, mi identidad como guatemalteca se vio revitalizada y el orgullo de ser parte de esta tierra heredera de los mayas.

Mil gracias a Sotz'il por ese intenso regalo del pasado al presente.

domingo, 20 de marzo de 2011

El grupo Sotz’il en escena

Por Carol Zardetto

No podía dejar de asombrarme de lo mucho que han cambiado [las cosas en Guatemala].

Eran los años setenta. Muchachos citadinos, universitarios o profesionales, se adentraban en un territorio tan desconocido que muy bien habría podido ser extraterrestre: las montañas de Guatemala. Allí se encontraban por vez primera con los indígenas de este país para verlos, no como paisaje, no como mozos o empleadas domésticas, sino como compañeros de una loca aventura: cambiar las estructuras sociales del país a fin de construir una Nación que pudiera incluirnos a todos.

A través de las múltiples narraciones que ha producido esta épica, conocemos que los habitantes indígenas de aquellas aldeas vivían por aquellos años sumidos en un gran aislamiento. No hablaban “castilla”, salvo ocasiones especiales, no bajaban de su aldea, muchas veces no sabían que pertenecían a una etnia (Kaqchiquel, Tz’utujil, K’iche’) y menos aún que eran parte de un país llamado Guatemala. Hablar de educación formal era realmente impensable. Su vida estaba dedicada a sobrevivir dentro de los confines de su estrecho universo, salvo, por supuesto, cuando eran arriados a los camiones del Ejército, o debido a las migraciones para cumplir con el trabajo estacional en las grandes fincas. Ambas circunstancias no eran felices, pero quizá eran los únicos miradores que podían abrirse para “ver el mundo”.


A veces nos parece que las cosas han cambiado poco en Guatemala. Sin embargo, la otra noche, mientras me dejaba absorber por la magia del grupo Sotz’il en la representación de su obra más reciente Oxlajuj B’aqtun, no podía dejar de asombrarme de lo mucho que han cambiado. Aquí teníamos, como parte de un prestigioso festival cultural, a un grupo cuya expresión artística es tan auténtica que ni se nos pasa por la cabeza que pudiera ser “folclórica” o condescendiente con la cultura occidental. Nuestra mente, acostumbrada a otros patrones estéticos o narrativas trilladas, se pierde y, entonces, caemos de lleno en la magia visual y auditiva que nos ofrece el grupo. Poco a poco nos sentimos aterrizar en un mundo distinto a donde somos convocados como extranjeros, apenas invitados. Curioso lugar para nosotros, los predominantes y prepotentes dictadores de la cultura en este país. Así, rotas las barreras que nos limitan, finalmente podemos ver al otro que hemos invisibilizado secularmente. Nuestro compañero de patria. Ese otro indígena al que hemos pensado que sería mejor convertir a nuestra cultura, como si no tuviese la propia: rica, poderosa, sabia y plena de regalos que aportar a un proyecto de Nación incluyente.
Quería expresar mi respeto y desear bendiciones al grupo Sotz’il en su camino. Que su andar sirva para construir en este país tan complejo un lugar de existencia para su arte, su cultura y el sentir de su pueblo y que también sirva para materializar ese ideal de Nación multicultural que aún aguarda nuestro empeño.

Oxlajuj B’aqtun de Grupo Sotz’il

Por César Chupina

En un país como Guatemala, donde da nausea ver el basurero de las mas bajas expresiones en que se ha convertido el teatro, da gusto participar de un hecho escenico tan genuino como Oxlajuj B’aqtun del grupo artístico Maya Kaqchikel Sotz’il, que se presenta en varias partes de la Republica y fuera de ella no solo para mostrarnos un hecho teatral sino darnos una enseñanza en el mismo.

En una de las funciones programadas en el Festival Paiz que fueron en las ruinas de La Recolección de La Antigua Guatemala, Sandra Xoquic, presentadora del grupo, dijo que la nueva puesta en escena llevó meses de preparación, con el objetivo de obtener el verdadero significado del Oxlajuj B’aqtun, que en la cultura occidental se ha interpretado como el fin del mundo, cuando en realidad es el cierre de un gran ciclo de tiempo.

Oxlajun B’aqtun es un gran acontecimiento en la cultura Maya, como el cierre de una era, calendario Maya de la cuenta larga, que consta de cinco medidas de tiempo, como el Q’ij (día), Winaq’ (20 días), tun (360) k’atun (20 años) y B’aqtun (400 años), los que se van cambiando con los días y numerales del calendario sagrado o Chokq’il Si se antepone al B’aqtun el número sagrado 13 (Oxlajun), da como resultado la duración de una Era Maya, es decir Oxlajun B’aqtun, equivale e 13 períodos de 400 años, 5 mil 200 de 360 días; al igual que los días, las eras se suceden, pues en la era Maya el tiempo es cíclico, ya que se camina a través de una espiral en la que se sitúan de forma paralela el pasado el futuro y el futuro.

Las y los ancestros dejaron escrito en códices y estelas el reinicio de la nueva era o un nuevo amanecer, donde los diferentes calendarios se alinearán para comenzar un nuevo ciclo de 13 B’aqtun El último día de la presente es el próximo Kaji’ Ajpu’, Waxaqi’ Kamuku, previsto para el solsticio de invierno del año 2012, que en el calendario gregoriano es el 21 de diciembre. Este ciclo de tiempo es el que se representa en esta obra artística del grupo Soltz’ij, para que se comprenda en el fin de un gran ciclo de tiempo y el inicio de otro.

Leemos en la pagina http://sotziljay.wordpress.com/ que “este montaje es en nombre de nuestros abuelos y abuelas, a ellos les debemos los conocimientos y la inspiración, estamos aquí para continuar su legado. También es un homenaje a todos los abuelos y abuelas que han luchado por mantener el equilibrio desde la Resistencia del Pueblo Maya, especialmente dedicado a Lisandro Guarcax compañero, guía y fundador de Sotz’il Jay asesinado el día Oxlajuj B’atz’ (25 de agosto de 2010). Porque como él decía: “Nqarayij chi ronojel qasamaj nk’atzin chi nkitamab’ej nk’aj chïk winaqi’” (Deseamos que todos nuestros esfuerzos se traduzcan en conocimiento del otro).

En la misma fuente, encontramos la Sinopsis de la obra. “Los elementos energéticos se atraen y contraen en el cosmos para crear el fuego, esencia de Vida. Estos se desplazan a través de espirales buscando la armonía, pero hay fuerzas que provocan fuertes desequilibrios entre la luz y la oscuridad, creando conflictos. Los señores de Xib’alb’a’ (los dueños del inframundo) se enfrentan a los gemelos Jun Ajpu’ e Yaxb’alamkej, representados en ese instante como el ser humano y el espíritu, a través del juego de pelota y diferentes artimañas. El paso del tiempo y el movimiento de las energías esenciales acompañan el conflicto entre fuerzas duales, opuestas pero todas ellas necesarias para la existencia: ¿Está la Humanidad preparada para honrar a las energías y darles su lugar para encontrar la armonía? ”.

En el programa de mano, encontramos el elenco técnico y artístico.
Dirección artística: Víctor Manuel Barillas Crispín. Apoyo técnico y logístico: Joselino Guarcax Yaxón y Clara Alicia Sen Sipac. Autoría: Creación colectiva del Centro Cultural Sotz’il Jay. Música: Creación colectiva del Grupo Sotz’il, excepto la última melodía: recopilación tradicional.

Los personajes músico-danzantes son interpretados por jovenes actores. Kukumatz, autoridad, sabiduría, verdad, ciclo del tiempo-espacio: Mercedes Francisca García Ordóñez. Rujqalem, cargador del tiempo: Juan Carlos Chiyal Yaxón. Wuqu’ Qak’ix: Siete Guacamayos, personaje orgulloso, ambicioso, envidioso, mentiroso, destructivo, egocéntrico e ignorante. Jun Ajpu’ e Yaxbalamkej, sol y luna, unidad y espiritualidad, visión y luz; cerbatanero, caminante, ser humano y jaguar: Gilberto Guarcax González (Ajq’ij) y César Augusto Guarcax Chopén. Keme’, inframundo, oscuridad, muerte: Luis Ricardo Cúmes González. Tukur, búho, mensajero del inframundo: Marcelino Chiyal Yaxón.

En conjunto logran un extraordinario montaje en el que sobresale primero que nada la coordinación artística de Víctor Barillas quien dicho sea de paso es uno de los mejores prospectos egresados de la ENAD aunque nunca me imaginé el viraje espiritual que tomaría su carrera. Cierta vez me lo encontré deambulando por la calle, como es su costumbre y me comento el aspecto ritualístico que manejan en la agrupación. No cabe duda, pensé y lo confirmo con este trabajo, es un elegido por los abuelos para rescatar la ancestralidad.

Como enamorado de la Cosmovisión Maya quede fascinado con este montaje. Pero mas allá, es indudable la magnifica interpretación en la que la expresión corporal ocupa un primerísimo lugar. Nos recuerda muchísimo expresiones ancestrales de la misma cultura Maya y que también encontramos entre chinos, indos y tailandeses. No cabe duda que, en ese sentido, la humanidad tiene un origen común y rescatar la Cosmovisión Maya en estos aspectos es volver al origen mismo.

En ese orden de ideas es interesante cómo se rescata el aspecto ritualístico del Teatro, el cual nace en cualquier cultura como una mera forma de acercar el macro con el micro cosmos y en este sentido este montaje lo logra al explicarnos a neófitos, ignorantes y detractores de la Cosmovisión Maya que de fin del mundo el 2012 no tiene nada. Sencillamente es como cuando los occidentales terminamos el 31 de diciembre para dar inicio a un nuevo año con el 1 de enero. Claro que no un 31 de diciembre y 1 de enero cualquiera. La analogía debe extenderse al inicio del milenio como sucedió en el 31 de diciembre de 1999 y 1 de enero del 2000. No olvidemos que entonces también se decía que todo iba a acabarse.

En el aspecto ritualístico, los elementos a usarse trascienden la simbología. El fuego ocupa un primerísimo lugar y me atrevería en una segunda o tercera lectura del hecho escénico que es el verdadero protagonista porque no solo es el lazo de unión entre lo micro y lo macro sino donde se ve el tiempo… es decir, donde se visualizó el futuro que ahora es nuestro presente. Y en este sentido el círculo nos da varios espacios internos y externos dentro de los personajes así como varios niveles de tiempo connotando también que este es ciclo, circular.

Gracias a esta agrupación por este trabajo que me ha dejado un riquísimo sabor en la boca y me devuelve la esperanza que fuera del basurero teatral pueden hacerse cosas tan mágicas como esta. Por ello, aplausos por siempre y mas allá de la espiral del tiempo.

viernes, 18 de marzo de 2011

Sotz'il vuela




Este 21 de marzo se llevará a cabo un homenaje a Lisandro Guarcax, en el teatro al aire libre, del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. Este homenaje, es en nombre de nuestros abuelos y abuelas, a ellos les debemos el conocimiento y la inspiración.
Lizando fue guía y fundador de Sotz’il, y ha pasado 7 meses desde que fuera secuestrado, torturado y asesinado.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Oxlajuj B’aqtun - Tat Lisandro y Sotz'il vuelan de nuevo

 
 



Oxlajuj B'aqtun
Fecha: lunes 21 de marzo
Hora: 20:00 h
Lugar: Centro Cultural
Miguel Ángel Asturias
Plaza Cubo Escénico
Precio: Q20
Parqueo: Q10


Oxlajuj B’aqtun

Por Lucía Escobar

Aún no he terminado de digerir la obra de teatro/danza Oxlajuj B’aqtun que el  grupo Sotz’il estrenó el fin de semana en las Ruinas de la Recolección. Este evento tenía un cariz muy especial, ya que era la primera vez que se presentaban después de la muerte de Lisandro Guarcax sucedida el 25 de agosto del 2010 (día Oxlajuj B’atz’ en el calendario maya). Él había sido guía y fundador del Centro Cultural Sotz’il Jay y fue víctima de secuestro, tortura y asesinato en su aldea natal, el Tablón, Sololá.

El Grupo Sotz’il se ha dedicado durante los últimos años, a estudiar, interpretar y dar a conocer la sabiduría ancestral maya por medio de la creación escénica y musical. Oxlajuj B’aqtun es un intento para dar a conocer las profecías mayas, sin el amarillismo atrás de la ya famosa fecha del 21 de diciembre del 2012 durante el solsticio de invierno.


La obra no fue para nada liviana, al contrario, fue densa, a ratos oscura y terrible, como la impactante escena del jaguar o balam al que le arrancan las garras y le quitan la libertad. Muchos pensamos en ese momento en Lisandro y en las terribles torturas que sufrió antes de morir. Al día siguiente, cuando vi en las noticias dominicales que solo quedan 300 ejemplares en Guatemala de este poderoso felino, entendí mejor el mensaje.


Recordemos que para los mayas, el tiempo no es lineal sino cíclico. Además que todo es dual. Y cuando se refieren al final de una era, también hablan de el principio de otra. Por tanto el Quinto Sol, podemos verlo como el inicio de una nueva época donde  los humanos tendremos mayor claridad, y habrá un retorno al equilibrio.

Para resumir la puesta en escena de Oxlajuj B’aktun, me quedo con el comentario de Rosa Chávez: “impactantes los sotziles, me quitaron y me devolvieron el aliento a la vez...”

martes, 15 de marzo de 2011

Recordar y pensar la realidad

Grupo organizador Muestra de Cine "Memoria Verdad Justicia"


El grupo organizador se complace en presentar la II Muestra de Cine Internacional MemoriaVerdad Justicia en la Ciudad de Guatemala y Quetzaltenango entre el 31 de marzo y el 13de abril de 2011.

El éxito del año pasado, con más de 7,000 espectadores, nos motivó a dar otro paso para establecer la Muestra en Guatemala como un evento anual, incluso como laprimera referencia importante para toda la región centroamericana. Pero no fue tandeterminante el inesperado número de espectadores que llegó a la misma, sino más bien el tener la certeza de que nuestra sociedad quiere y necesita ver documentales con estas temáticas. La calidad de las películas, los debates y los encuentros con los realizadores, abrieron nuevos espacios de reflexión sobre Guatemala y la situación de los derechos humanos en un contexto internacional. Fue muy impactante llegar a un público joven raramente visto en este tipo actividades. Observar miles de personas asistir a los estrenos de La isla en el Teatro Nacional, nos demostró que el cine documental sí tiene esa capacidad de conmover, abrir puertas y ventanas hacia dentro y hacia fuera, hacia el pasado, el presente y el futuro. El documental nos cuenta historias que nos permiten entendernos mejor a nosotros mismos y al resto del mundo. Tiene la facultad de tomar la realidad y convertirla en una representación trágica y esperanzadora de la historia. A veces polémico y provocador - como buen ejercicio democrático - pero con toda seguridad estimulante y liberador.

Este año hemos seleccionado 13 películas divididas en 4 secciones. En la sección Memoria Verdad Justicia nos concentramos en visualizar los múltiples esfuerzos en diferentes países para alcanzar la justicia en sus más amplias facetas. Nos hablan de los intentos derecuperar la memoria, fortalecer la justicia nacional y transicional o de alcanzar la difícil reconciliación a través de Comisiones de Verdad, como en el caso de Perú y Sudáfrica. En la sección Panorama Mundial  presentamos películas de Ecuador y de Birmania -destacados documentales de la actualidad, tanto por sus contenidos relevantes para Guatemala como por su innovador uso del lenguaje cinematográfico. La sección Cine para Jóvenes la creamos para acercar a la juventud guatemalteca tanto al género documental como a la temática de la Muestra. La película Presunto Culpable, recién estrenada en los cines mexicanos, ha conmovido como ninguna otra cinta los aparatosde la justicia mexicana en las últimas décadas, es una increíble historia que con toda seguridad ocurre a diario y de similar manera en Guatemala. Fuertemente recomendada no sólo para jóvenes, sino también para quienes quieren saber de qué manera es tratada la juventud en nuestras latitudes.

Tenemos el agrado de presentar por primera vez la sección Memoria visual de Guatemala. En los últimos años varias personas y organizaciones en Guatemala han descubierto numerosos archivos fílmicos que nos permiten ver el pasado y tocar el futuro. Este año contamos con 3 estrenos: las películas que filmó el cineasta finlandés Mikael Wahlforssen Guatemala durante el conflicto armado en 1982 y 1983. Estas imágenes de Mikael –quien estará con nosotros durante la Muestra– representan un valiosísimo aporte a la identidad colectiva y la memoria histórica de Guatemala. El cineasta guatemaltecoSergio Valdés Pedroni en un artículo sobre estas películas, apunta que “hacer memoria” incide en el presente y determina la relación de un pueblo con su porvenir. Recordar es un proceso de aprendizaje, que respecto la historia política, tiene el poder de defnir la identidad y la conducta de la población. La sociedad necesita conocer las verdades de la historia paraencaminar su pensamiento y acción hacia el consenso y el bien común.

La Muestra se extiende -ya en su segundo año- con una buena selección del programa a la Ciudad de Quetzaltenango. Nuestro propósito es convertirla en un Festival Ambulante que viaje durante todo el año a diversos rincones del país. Ver este tipo de cine no debe ser privilegio de los capitalinos. Para lograr este sueño esperamos encontrar el apoyo de todas las instituciones y entidades que ven la Memoria, la Verdad y la Justicia como un compromiso para el futuro, independientemente de la coyuntura política. Un compromiso por la vida, la igualdad y el derecho a soñar un país sin violencia y sin muerte, tal como lo hicieran nuestros amigos Lisandro Guarcax, Víctor Leiva y otros muchos que fueron asesinados sin sentido. Agradecemos a todas las personas e instituciones que colaboran con nosotros en esta segunda ocasión. Damos la bienvenida a los invitados internacionales y esperamos que usted, estimado espectador, estimada espectadora, salga de cada una de las funciones con ánimo y un respiro de esperanza.

Grupo Organizador, Guatemala, marzo de 2011

Memoria ancestral

Por Sebastián Pedro

Desde la visión maya, Oxlajuj B’aqtun es el fin de un ciclo y el principio de otro. Y ese fue el nombre escogido por quienes integran el grupo Sotz’il para la obra que presentaron el viernes 11 y el sábado 12 en La Antigua Guatemala, la cual llama a la reflexión y la búsqueda del equilibrio personal y social.
Sotz’il derrochó colorido y creatividad, disciplina y pasión, algo que aprendieron de su maestro Lisandro Guarcax, secuestrado y asesinado en agosto de 2010 en El Tablón, Sololá.

Fotos por Sebastián Pedro:

viernes, 11 de marzo de 2011

Oxlajuj B’aqtun

Por Juan D. Oquendo


Hoy y mañana se presenta Grupo Sotz’il con una danza que transmite el conocimiento de los abuelos y abuelas sobre el fin del Calendario Maya en 2012.

Los abuelos y abuelas tienen el conocimiento, portadores de sabiduría Maya, desde la época prehispánica. El trabajo de los jóvenes: aprender, interpretar, y luego transmitir. Con esta empresa se presenta Grupo Sotz’il con la danza Oxlajuj B’aqtun, en el marco del XI Festival Internacional Paiz. Hoy y mañana, a partir de las 20:00 horas, las Ruinas de la Recolección, en Antigua Guatemala, servirán de escenario para una obra de baile y música mayas. La admisión es desde Q80. Entradas a la venta en Todoticket.com.
El Grupo Sotz’il es una agrupación de jóvenes que forman parte del Centro Cultural Sotz’il Jay, fundado en 2001. Desde entonces, estos muchachos se han dedicado a la investigación, formación y fomento del arte Maya. Su principal objetivo ha sido el de reivindicar la sabiduría artística ancestral prehispánica a las nuevas generaciones, fortaleciendo y desarrollando la cultura Kaqchikel. 

Trece B’aqtun 

Un B’aqtun es un período en el Calendario Maya, con sus distintas medidas: Q’ij (1 día), Winal (20 días), Tun (360 días), K’atun (20 años de 360 días) y B’aqtun (400 años de 360 días). Esta medida del tiempo, además de ser la más precisa en el mundo, es cíclica, con períodos de 5 mil 200 años, que acaba en 2012. Para dicho año, en el solsticio de invierno –es decir, el 21 de diciembre en el calendario gregoriano– termina la era de los hombres de maíz, descrita en el Popol Wuj.
“Nos interesaba un punto medular y dimos con este a través de entrevistas con guías espirituales, abuelos y abuelas y bibliografía”, comenta Victor Barillas, director artístico de la obra. Muchas teorías han surgido, hasta una película –la catástrofe mundial en 2012– mientras que otros niegan que suceda algo fuera de este mundo, “pero sí hay una relación en todas las ideas sobre el cambio que tiene que ver dentro del ser humano después de 2012”, afirma Barillas.
“Ha habido personas y situaciones que se han aprovechado de eso y definitivamente en su mayoría han sido amarillistas. Y el pensamiento Maya no es así, es cíclico, no hay un fin, no es tan vertical como las religiones evangélicas y católicas”, dice Barillas. Así es como la tradición oral salta a las tablas, al baile, a la música, para que sus símbolos lleguen al público.
Según Grupo Sotz’il, en los últimos años se ha visto un desequilibrio total en el mundo, por eso, el fin del calendario, no representa el fin del mundo tal y como lo conocemos. Se habla sobre la luz y la oscuridad, esa dualidad que cambiará el próximo año con una época de claridad, el retorno del equilibrio. Y por equilibrio se entiende no solo una casualidad astrológica o numérica, sino un cambio de las energías del cosmo, las relaciones entre el humano y la tierra, las estrellas y los planetas.
Pero, ¿cómo hacer que el conocimiento ancestral de los códices, de los abuelos y abuelas, llegue a la gente? A través de símbolos, digamos convencionales, con los que los guatemaltecos estén familiarizados. La obra se centra en un punto del Popol Wuj: cuando los gemelos Jun Ajpu’ e Yaxb’alamkej se enfrentan a los señores de Xib’alb’a’, antes de que amanezca, antes de que los dioses creen al hombre de maíz. “Partimos de los personajes más conocidos y los relacionamos. A través de eso tratamos de llevar ciertos códigos para que el público entienda ciertos símbolos muy nuestros y otros más universales”, finaliza Barillas.
Oxlajuj B’aqtun es arte Maya, un medio integral que combina arte escénico, tejido en el vestuario, parlamentos en Kaqchikel, y música y danza espirituales. Grupo Sotz’il dedica esta obra a Lisandro Guarcax, guía y fundador de Sotz’il Jay asesinado brutalmente el día Oxlajuj B’atz’ (25 de agosto de 2010). Y, por supuesto, a los abuelos y abuelas, portadores del conocimiento.

sábado, 5 de marzo de 2011

Ma Lisandro Warkax

[Textos e imagen, por Walter Paz y Héctor Aj Xol Ch’ok]


Pasaron varios días en que un grupo de personas creyeron haber callado una vez más la voz del Pueblo Maya, tratando de eliminar a uno de sus grandes nietos, Lisandro Warkax.  Al conocer la noticia de su fallecimiento surgieron en mi ser un conjunto de sentimientos que no pude manifestar de otra manera sino a través del arte.  Lisandro fue inspiración y lucha incesante para alzar la voz y gritar que el Pueblo Maya existe y que desde nuestra cosmovisión hacemos arte, el cual se ha mantenido al pasar del tiempo en silencio para muchos pero a viva voz en nuestras comunidades, gracias a los conocimientos heredados por nuestras Abuelas y Abuelos.

Ya Lisandro trascendió hacia otra dimensión, su legado y trabajo están más vivos que nunca y a través del Sagrado Fuego la llama de su candela y el aroma de su pom estarán siempre a nuestro alrededor, porque físicamente nos dejó, pero su energía nos seguirá inspirando para que a través del arte y de nuevas propuestas podamos seguir reivindicando el nombre de nuestros pueblo, y que gracias a grandes Abuelas y Abuelos como Lisandro que han dado su vida por dicha causa aún estamos y seguiremos estando vivos.

La presente obra elaborada en memoria del Abuelo Lisandro manifiesta esa inspiración que surge por la pasión y el incesante trabajo que el Grupo Sotz’il y Lisandro han realizado para que nosotros, las nuevas generaciones, sigamos el camino de recuperación de nuestra cultura y así no olvidar de dónde venimos para conocer hacia dónde vamos.

El diseño dice en Tz'ib' (Escritura antigua): Ri ak'u'x nikotz'ijan nimaläj sotz' (Tu corazón florece, Gran Murciélago).  Los glifos que están frente a la imagen de Lisandro dicen: Aj B'atz' Aj Chuwen Warkax (Dedicado al Gran Artista Maya Warkax). Un marco de signos del cosmos rodean la imagen, así como glifos que se encuentran en la parte inferior los cuales indican a Xib'alb'a. También incluí una flor en representación de lo que Lisandro representa para muchos de nosotros.  Así también el fondo negro en conjunto con los otros sígnos simbolizan el otro nivel de vida y la otra dimensión en la que se encuentra ahora Lisandro.


Para la revisión del arte final conté con el apoyo del Ajtz’ib’ Q’eqchi’ Héctor Aj Xol Ch’ok, quien comenta acerca de dicho trabajo:


Hace algunos meses, Walter Joj, me invitó para darles un taller de Maya’ Tz’iib’ (o escritura maya jeroglífica, como lo nombran los investigadores), invitación la que acepté con mucho gusto, pues una de nuestras labores como maya’ winaq es el ir compartiendo los conocimientos ancestrales, pues es un camino para llegar a conocer nuestras raíces. Raíces que desconocemos por la imposición de la historia que inventaron los kaxlani’ cuando llegaron a nuestras tierras y territorios sagrados.

Lo que me alegra de Walter, es que no solamente estuvo en el taller, sino, de los que participaron en ese entonces, es el único que ha mantenido comunicación conmigo porque es el que ha mostrado mayor interés, ya que ha seguido practicado la escritura de nuestros ancestros, en el idioma Kaqchikel.

Cuando me comentó que iba a diseñar algo en nombre del finado Lisandro y que pedía mi apoyo, pues con el poco conocimiento que tengo sobre el arte de nuestros ancestros, con gusto acepté la invitación.

Me pareció muy interesante su propuesta, de resaltar a través de representaciones a alguien que abrió un camino en relación al arte maya’. Y sobre todo, porque estaba haciendo uso de la escritura antigua para expresar su sentir. Pienso que es de suma importancia volver a retomar el uso del tz’iib’, como una forma de expresar lo más profundo de nuestro ser, el k’u’xaj ya que nuestros ancestros hicieron uso de este sistema de escritura para plasmar todo lo que vivían en ese entonces, que desafortunadamente los invasores que venían del otro lado del mar, lo quisieron desaparecer.

También considero que el utilizar el sistema de escritura y arte maya para expresar lo que pensamos, sentimos es muy importante, pues lo hacemos “desde nuestro propio lenguaje y desde nuestra propia forma de ver/ser”.

Como dicen las palabras de las abuelas y abuelos que escribieron el Popol Wuj, cuando mencionan la historia de los hermanos Jun B’atz’ y Jun Chowen (grandes artistas):


Xesik’ix k’ut rumal ri ajsu’, aj b’ix, ri ojer winaq.
Are puch chusik’ij ri ajtz’ib’, ajk’ot.

Considero que hacer un reconocimiento como el que hace ma Walter, es retomar esto que practicaron nuestros ancestros los artistas, pues pienso que Lisandro ahora forma parte del grupo de artistas que acompaña a Jun B’atz’ y Jun Chowen, que son las madres y padres del arte maya’.

Por lo tanto, es una forma de invocarlo a través del arte. Y también, es una forma de mostrar a la generación de hoy y la venidera, que invocar y conmemorar a nuestras abuelas y abuelos que se han ido ya, tiene su propia forma. No a través de imponerle un día por decreto, no memorizando poemas, o cantando himnos nacionales, como nos lo ha inculcado la cultura que nos han impuesto, sino CREANDO DESDE NUESTRO K’U’XAJ, que es lo que nos mantiene vivos, lingüística y culturalmente.

El apoyo que aporto a ma Walter, es algo simple, en algunos textos y representaciones que nuestros ancestros dejaron plasmados en papel, en piedra, madera y pinturas murales, nos muestran cómo rememoraban a los que han iniciado su camino, a los que han retornado. En base a esas ideas es que la imagen que crea ma Walter muestra al finado Lisandro de la siguiente manera:
        - Sobre y a los lados de él aparecen signos de los astros celestes: estrellas, luna, sol.
        - Debajo de él: signos del agua, que nos indica que los que se adelantan están en otro nivel, y que han iniciado otro camino.

La imagen conmemorativa que crea ma Walter representa la forma de ver a Lisandro en otro nivel de vida, pues al irse físicamente, comienza otro camino, pero sigue entre el cielo y la tierra, el k’u’x de su arte sigue entre nosotros. Está entre su familia, está en cada danza que representan los danzantes que siguen entre nosotros y entonces, para mí, LA REPRESENTACIÓN QUE MA WALTER CREA es una forma de INVOCAR el espíritu del finado Aj B’atz’, Aj Chowen, ma Lisandro Guarcax.



viernes, 4 de marzo de 2011

Sotz’il, las profecías mayas

Por Lucía Herrera
Diario Prensa Libre, 4 de marzo de 2011

En la aldea El Tablón, Sololá, se encuentra la sede del grupo de teatro y danza Sotz’il, agrupación que ha sobresalido, además de su profesionalismo, por el contenido histórico de sus propuestas. La próxima semana estrenará la obra Oxlajuj B’aktun, Las profecías Mayas.

La agrupación artística Sotz’il realizó un montaje acerca del ciclo maya que culminará el 21 de diciembre del 2012. La puesta en escena, que fusiona danza, teatro y música, representa una ceremonia que cuenta el proceso entre la luz y la oscuridad por el cual atraviesa la humanidad.
Debido a las diversas interpretaciones que hay sobre la terminación del calendario maya, el grupo efectuó dos años de investigación en referencias bibliográficas y personas mayores de la comunidad. “Llegamos a la conclusión de que el 21 de diciembre del 2012 será el comienzo de la quinta era, la etapa del equilibrio en la que los humanos aprenderán a convivir con la naturaleza. Eso es lo que presentamos en la nueva propuesta”, explicó Víctor Barillas, director de Sotz’il.

Visión maya
La obra de teatro representa los elementos energéticos que se atraen y contraen en el cosmos para crear el fuego que da vida. Estos se desplazan en forma espiral manteniendo un equilibrio, hasta interrumpirse por los señores de Xib’alb’a, los dueños del inframundo, que espontáneamente juegan a la pelota contra los gemelos Hunajpú e Ixbalanque, representados en ese instante como el ser humano y el espíritu.
“Todos los elementos que utilizamos dentro del montaje son elaborados por los mismos actores. Todos los vestuarios, desde los zapatos hasta los turbantes de la cabeza, e incluso algunos de los instrumentos, son inspirados en los originales de la época Prehispánica”, agrega Barillas.
Los actores que participan en el montaje son Mercedes García Ordoñez, Daniel Guarcax, Gilberto Guarcax, César Guarcax, Luis Ricardo Cúmes y Marcelino Chiyal Yaxón.

Acerca del colectivo
El Centro Cultural Sotz’il Jay y el grupo Sotz’il nacieron en el 2001 en la comunidad de El Tablón, Sololá, que pertenece al grupo etnolingüístico kaqchikel.
La agrupación empezó unos 30 jóvenes con la inquietud de realizar actividades culturales y artísticas desde la cosmovisión maya. Al principio fue como un juego, pero luego se convirtió en un centro de investigación y estudio.

Dedicatoria especial
“Esta puesta en escena —dijo Barillas— está dedicada a nuestros abuelos y abuelas; a ellos les debemos los conocimientos y la inspiración. También es un homenaje al pueblo maya, especialmente a Lisandro Guarcax, compañero, guía y fundador de Sotz’il Jay, quien fue asesinado el año pasado”.

jueves, 3 de marzo de 2011

K’ak’a samaj - Estreno de Oxlajuj B'aqtun

El Centro Cultural Sotz'il Jay tiene el gusto 
de invitarles a la validación de su nuevo montaje, 
la Obra Teatral Maya "Oxlajuj B'aqtun"
(más información, incluyendo sinopsis y ficha artística, aquí)

"Este montaje es en nombre de nuestros abuelos y abuelas, a ellos les debemos los conocimientos y la inspiración, estamos aquí para continuar su legado. También es un homenaje a todos los abuelos y abuelas que han luchado por mantener el equilibrio desde la resistencia del Pueblo Maya, especialmente dedicado a Lisandro Guarcax, compañero, guía y fundador de Sotz’il Jay asesinado el día Oxlajuj B’atz’ (25 de agosto de 2011)"

La validación acontecerá el próximo domingo 6 de marzo
en el "Proyecto Chotaq'aj", El Tablón,
Tz'olojya' - Solola, Km 135,3.